En la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados

El GPP logra el apoyo unánime a su iniciativa para el esclarecimiento de la muerte del español Diego Bello en Filipinas

La portavoz de Exteriores del GPP, Valentina Martínez, recuerda que el joven coruñés de 32 años murió, el pasado 8 de enero, víctima de seis disparos efectuados por la policía filipina, cuando después de una intensa jornada de trabajo se disponía a entrar en su domicilio.

Valentina Martínez señala que “las autoridades filipinas explicaron que la muerte se había producido en legítima defensa porque Diego había disparado al intentar ser detenido por ser traficante de drogas de alto valor. Sin embargo, 11 meses después siguen existiendo numerosas dudas sobre las circunstancias en las que se produjo su muerte”.

Subraya que “el informe toxicológico realizado en el Instituto de Medicina Legal en Madrid, a petición de la Audiencia Nacional, descartó que Diego hubiera consumido algún tipo de estupefacientes al menos en los últimos ocho meses antes de su muerte y que no había realizado disparos. Además la versión de los testigos contradice la de los policías”.

Destaca que “Diego era un hombre sano, deportista, que no tenía antecedentes penales ni había estado involucrado en incidente alguno relacionado ni con la compra, ni con la venta ni con el consumo de estupefacientes en ningún momento de su vida en ninguno de los países en los que vivió: Reino Unido, Tailandia, Australia, Honduras y Filipinas”.

Reclama al Gobierno de España que promueva una investigación imparcial y transparente sobre lo ocurrido, propia de una democracia avanzada, como la española, que es capaz de defender a sus ciudadanos, y que permita que la familia descanse, que la verdad se abra paso y que el buen nombre de Diego Bello y su memoria se restituya.

X

Política de Cookies