Hoy, en el Pleno del Congreso

Luis Santamaría critica que Sánchez condicione a Bildu la política penitenciaria del Gobierno y le exige que no incentive los terceros grados

El portavoz de Justicia del GPP denuncia que hace ya tiempo que el Ejecutivo puso la actual política penitenciaria “al servicio del proyecto totalitario que parece perseguir Sánchez y que coincide con el que propone Rufián”. “Y en el que parece no caber nadie que no sea un igual, nadie que no sea de izquierdas y nadie que piense diferente”, añade

Advierte de que “blanquear a Bildu exige incentivar los terceros grados para que los presos de ETA puedan estar cuanto antes en sus casas y en sus pueblos, aunque ello implique llevarse por delante la vida de un niño en Lardero”

Subraya que “blanquear a Bildu como socio político también exige acercar a los presos de la banda terrorista con la excusa de que ETA ya no mata, aunque no haya ni colaboración con la justicia, ni arrepentimiento y estén pendientes de resolver más de 300 asesinatos”

Añade que “blanquear a Bildu nos hace olvidar lo mejor del socialismo español y nos recuerda su peor cara, que también la ha habido en sus 140 años de historia”

Subraya que “el asesinato del pequeño Alex, en Lardero, es el más triste exponente del fracaso de la política penitenciaria” del Gobierno

Reclama al Ejecutivo que deje de usar la política penitenciaria como un instrumento de revancha y confrontación y le exige que no incentive el acceso al tercer grado, que modifique la Ley general penitenciaria y que dignifique y reconozca la labor de los funcionarios de prisiones

Reivindica “el legado de reconciliación nacido de la Constitución de 1978 y que nos ha permitido convivir en paz, concordia y libertad”

Señala que “nuestros padres y abuelos nos encomendaron no larvar odios, pero sobre todo no cambiar palabras como paz, piedad, perdón y reconciliación, por otras como rencor, odio o revancha”, tal y como reflejaba el documento del Comité Central del Partido Comunista de España, de 1956, Por la reconciliación nacional, por una solución democrática y pacífica del problema español

“¿Cómo se atreve esta generación a juzgar a la de nuestros padres y abuelos? ¿Cómo podemos hacer ostentación de tamaña prepotencia sin haber pasado, ni conocido, por donde ellos tuvieron que pasar y los sufrimientos que tuvieron que padecer?”, concluye

X

Política de Cookies