Hoy, en el Pleno del Congreso

Pablo Hispán afirma que “el caso Gali es el caso Pedro Sánchez” y reclama “levantar el velo” con el que el Gobierno trata de encubrir la verdad

El portavoz adjunto del GPP Pablo Hispán afirma que “el Congreso no puede permanecer al margen de uno de los escándalos más graves del Gobierno de Sánchez”, por lo que vuelve a insistir en la creación de una Comisión de investigación parlamentaria vetada por el PSOE y sus aliados. “Necesitamos saber la verdad”, recalca

También reclama la comparecencia de Sánchez en el Parlamento porque la ‘X’ del caso Gali es él. “Fue Sánchez quien autorizó, ordenó y gestionó la entrada ilegal de un prófugo de la justicia perseguido por crímenes atroces; quien dio las instrucciones a los ministros y a la presidenta de La Rioja; y quien, una vez más, ha considerado que estaba por encima de la ley”, explica

Subraya que es “evidente” que los afectados por las diligencias abiertas en el juzgado “no estarían envueltos en este cúmulo de ilegalidades si no fuera porque siguieron una instrucción directa de Moncloa”

Acusa al Gobierno de convertir a la Abogacía del Estado en la defensa letrada del jefe del Ejecutivo “en una decisión escandalosa”. “Han puesto a la Abogacía a controlar qué decía Laya porque a quien defiende la Abogacía es a Pedro Sánchez; porque cuando solicita el sobreseimiento del caso a quien trata de aliviar es a Pedro Sánchez; y porque cuando solicita fianzas de 150.000 euros a la acusación particular a quien defiende es a Pedro Sánchez”

“Si todo fue por razones humanitarias, ¿por qué nos ocultan el nombre de ese alma caritativa que tomó la decisión?; si fue una decisión política, ¿por qué nos ocultan los nombres de los políticos que participaron en ella?; y si todo estaba bien y es legal, ¿por qué lo esconden, lo tapan y nadie da la cara?”, concluye

Denuncia que el Ejecutivo, en lugar de transparencia, luz y taquígrafos, “se encierra en un búnker de sombras para ocultar esta operación clandestina”

Advierte de que “los ministros, la Abogacía del Estado y la ley franquista de Secretos Oficiales, tras la que ahora se parapeta el Gobierno en una nueva argucia, no son suficientes para tapar la verdad de que Sánchez es el responsable”

Señala que además de las responsabilidades penales que se dilucidan en un juzgado “hay unas evidentes responsabilidades políticas”. “Si hay un dossier en nuestra política exterior en el que se exige una gran inteligencia y finura es el de Marruecos y las decisiones que se tomaron agudizaron una crisis que se manifestó meses atrás con la suspensión de la cumbre bilateral”, añade

Recuerda que “la situación en Ceuta llegó a unos límites nunca vistos y, a día de hoy, no se han restablecido las heridas políticas y las consecuencias sociales del caso Gali, que también ha supuesto una vulneración de la normativa Schengen”

X

Política de Cookies