Hoy, en una entrevista en el programa Las Mañanas de RNE

Gamarra: “En una crisis económica y sanitaria el Gobierno ha introducido una crisis política e institucional de una magnitud impresionante”

“No son los ataques al Rey, es mucho más que todo eso”, señala la portavoz del GPP, Cuca Gamarra, quien considera que hay elementos que no son hechos inconexos, como la falta de respeto a la separación de poderes, los ataques directos al poder judicial, la intromisión a la independencia de la Justicia con nombramientos como el de Dolores Delgado y los miembros del Gobierno que no reconocen la jefatura del Estado.

Ve preocupante que Sánchez aún no se haya pronunciado sobre el fallo judicial que inhabilita a Torra ni desautorizado ministros como Castells: “Es gravísimo que se permita en el seno del Gobierno que una parte del Gobierno haga declaraciones que desestabilizan el marco constitucional y el orden constitucional”

Considera un “disparate” que el Ejecutivo de Sánchez interviniese Madrid y le acusa de “no asumir su responsabilidad y enfocar y dirigir la mirada hacia las Comunidades Autónomas buscando la confrontación para evadir su responsabilidad”.

Subraya la necesidad de que “haya criterios técnicos y no políticos, comunes a toda España, que marquen las decisiones que se toman” en relación a la pandemia, tal y como piden las Comunidades Autónomas y necesitan los españoles. “Los españoles no merecemos que el Gobierno de Sánchez supla con política la falta de criterios epidemiológicos marcados por expertos”, afirma.

“No se puede entender que haya Comunidades Autónomas, curiosamente gobernadas por el PSOE, con datos superiores a la Comunidad de Madrid y el Gobierno de Sánchez no las pida ninguna actuación”, denuncia Gamarra, quien asegura que “el ataque político es claro”.

Subraya que “no hay un país en Europa ni en el mundo donde su Gobierno no tenga un comité de expertos, aquí reconoció que no existía, que este marcando unos criterios claros que generen confianza a los ciudadanos y que los esté publicando en el BOE”. Por ello pregunta “dónde están los criterios de los que habla el ministro filósofo”.

Destaca que de las diez regiones con mayor contagio en toda Europa, nueve son españolas, por lo que remarca que “esto no es un asunto de Madrid, sino que es un asunto de país”. “España es el país que peor gestiona el virus y eso es responsabilidad del Gobierno”, señala.

Reprocha al Gobierno que sigamos sin conocer el número real de fallecidos y que, tras un primera inversión de 1.000 millones para la compra de material sanitario que no ha llegado a España, licitase un contrato en julio por valor de 2.000 millones de euros para la compra de material sanitario que todavía no se ha adjudicado.

Lamenta que el Gobierno de Sánchez se haya negado a arrimar el hombro con las Comunidades Autónomas y su propuesta sea “el estado de alarma o la nada”, ya que en su opinión “hay que hacer compatible la protección de la salud con el mantenimiento de la actividad económica”.

Señala que Vox ha pensado exclusivamente en sí mismo, y no en España ni en los españoles, al presentar una moción de censura “fallida que no puede triunfar” porque con el actual resultado electoral los números no salen.

Señala que en plena pandemia los partidos políticos, también desde la oposición, no deben ser un elemento más de desestabilización, y más cuando la desestabilización es el propio Gobierno: “Su descoordinación ya es en sí mismo un elemento de desestabilización”.

Recuerda que Podemos está imputado en una causa judicial sobre financiación ilegal que apunta al vicepresidente segundo, “el mismo partido que con sus ministros ataca la separación de poderes, el orden constitucional y cuestiona la jefatura del Estado ante el silencio cómplice de Sánchez”. “No son hechos aislados”, subraya, “sino una estrategia perfectamente definida por una parte del
gobierno (de Podemos) permitida por la otra parte del Gobierno”.

Espera que los partidos del Gobierno apoyen la Comisión Mixta para auditar la gestión de la pandemia propuesta por el GPP en el Congreso, “porque los españoles no podrían entender cómo no sale adelante una Comisión que solo busca auditar lo que se ha hecho mal para afrontar el futuro con responsabilidad”.

Recalca que la labor del Congreso es también una labor de control al Gobierno que gobierna: “No se entiende que haya Comisiones para controlar a un partido que ya no gobierna, pero que se utilice el Congreso para evadir responsabilidades”.

“Cuando el tiempo de la actividad parlamentaria se utiliza de manera premeditada por parte de los partidos que gobiernan -y de los que apoyan su investidura-, no en el control al Gobierno que gobierna sino en el pasado, con el único objetivo de persecución política a la oposición, quien sale deteriorada es la democracia y la sociedad española”, asegura.

Sobre Cataluña señala que cuanto antes haya unas elecciones mejor, con las garantías de seguridad sanitarias necesarias, porque “la situación política es insostenible”.

X

Política de Cookies