Tras el discurso del candidato socialista a la investidura

Hernando considera la intervención del líder socialista una réplica “de los viejos discursos de Zapatero” de una España en negativo

Rafael Hernando afirma que “el destello de honestidad” de Pedro Sánchez y la única verdad de su discurso es que no cuenta con los votos suficientes

  • El portavoz del GPP considera la intervención del líder socialista una réplica “de los viejos discursos de Zapatero” de una España en negativo

  • “Sánchez ha pasado del no, no y no al yo, yo y yo; nunca vi tanta petulancia en un discurso de investidura”

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, aseguró hoy que el candidato socialista a la investidura “ha tenido un destello de honestidad” en su intervención este martes, muy al final de su discurso, y que la única verdad de su alocución ha sido el reconocimiento de que no cuenta con los votos suficientes para ser investido.

En declaraciones a los medios en la Sala Escritorio del Congreso para valorar el discurso de Sánchez, el portavoz popular señaló que las palabras del candidato socialista “no sirven para nada”, ni tan siquiera “para la próxima semana”, que es la coletilla que ha empleado Sánchez a lo largo de su intervención, toda vez que ha criticado una intervención que constituye una réplica “de los viejos discursos de Zapatero de una visión negativa” de España.

Hernando censuró que Sánchez haya empezado su intervención hablando de diálogo, cuando la realidad es que “desde el primer minuto se ha negado a ello, porque desde el primer minuto bloqueó el diálogo con el PP, negándose a un gobierno estable y de mayoría”. “Es la culminación de un sencillo fraude, de un timo burdo o de un engaño”, dijo Hernando, al tiempo que lamentó que el candidato socialista “siga sin reconocer los resultados de las elecciones, y que haya pretendido aprovechar este día para hacer de él el primer día de un mitin electoral”.

“Hemos visto -prosiguió el portavoz popular-, que Sánchez ha pasado del no, no y no al yo, yo y yo, y nunca he visto tanta petulancia en un debate de investidura como la que vi hoy”.

Más allá de los paralelismos entre Pedro Sánchez y “el cómico que decía la palabra mañana cada vez que daba una solución ante un problema”, Hernando advirtió de que “lo malo es que España no está para bromas, y que no podemos seguir perdiendo el tiempo por el capricho y a mayor gloria de Pedro Sánchez”.

Y puesto que Sánchez no va a cambiar el resultado de las elecciones por mucho que se empeñe, a partir del día 4 “nos encontraremos en la misma situación de hace 72 días”, para la que solo hay dos posibles salidas: “O pacta un gobierno con la extrema izquierda y los independentistas, o pacta uno con Mariano Rajoy para dar estabilidad al país y conseguir una mayoría parlamentaria de 253 diputados, que permita afrontar el futuro del país y hacer las reformas que España necesita”.

Finalmente, Hernando lamentó que nadie haya podido escuchar las valoraciones de los líderes del resto de formaciones políticas “por primera vez” en democracia, después de que Sánchez, de acuerdo con Patxi López, “hayan buscado y organizado un monólogo”. “Hemos pasado de la mayoría absoluta al absolutismo de una minoría”, concluyó.

X

Política de Cookies