En directoSigue la Sesión de Control al Gobierno

En la sesión de control al Gobierno

El PP afirma que el fin de ETA es la constatación de su derrota definitiva a manos de la democracia española

Mari Mar Blanco remarca que “ahora más que nunca” toca contribuir a la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia de las víctimas

  • Censura a quienes “tienen más prisa en hablar de beneficios para los terroristas que de promover un verdadero relato que recoja con claridad la existencia de víctimas y verdugos sin que quepa la más mínima justificación de los terroristas”

  • Recuerda que aún quedan por esclarecer más de 300 crímenes de la banda: “ETA desaparece, pero su obligación a colaborar con la Justicia permanece”

La portavoz adjunta del GPP en la Comisión de Interior, María del Mar Blanco, ha proclamado este miércoles en el Congreso que el final de ETA “es la constatación de una evidencia, la constatación de su derrota, porque la democracia española ha derrotado definitivamente al terror”.

 

Durante su pregunta al ministro del Interior en la sesión de control al Gobierno interesándose por la valoración que hace el Ejecutivo sobre el anuncio de disolución hecho púbico por la organización terrorista ETA, la parlamentaria popular ha querido subrayar que su pregunta quiere rendir “homenaje y recuerdo” a todas las víctimas de una banda terrorista que ha sido “derrotada” gracias a la firmeza del Estado de derecho.

 

Una vez más gana la democracia y pierde el terror”, ha enfatizado Blanco, señalando que las más de 800 víctimas de la organización terrorista, “todos ellas inocentes asesinadas injustamente, ninguna culpable ni merecedora de una bomba o de un tiro en la nuca, y todas ellas ajenas a las pretensiones totalitarias y mafiosas de ETA”, deben permanecer en la memoria de nuestro país.

 

El padre y hermano de Jaime Mateu -diputado del GPP- eran guardias civiles”, ha recordado sobre estas dos víctimas de ETA, “eran defensores de una convivencia basada en el respeto y en la tolerancia, y vestir el uniforme verde no les convirtió en culpables o merecedores de su trágico final, como tampoco se lo merecían concejales, jueces y fiscales asesinados injusta y cruelmente, hasta llegar a la escalofriante cifra de más de 800 víctimas”.

 

ETA desaparece, pero su pasado permanece”, ha manifestado, y su disolución jamás “podrá entenderse como un punto y final”. “Ahora más que nunca toca contribuir ya a la verdad, a la memoria, a la dignidad y a la justicia” de las víctimas, ha subrayado, de ahí su perplejidad por que “algunos tengan más prisa en hablar de beneficios para los terroristas que de promover un verdadero relato que evite equidistancias y ambigüedades, que recoja con claridad la existencia de víctimas y verdugos, sin que quepa la más mínima justificación de los terroristas”.

 

“ETA desaparece”, ha vuelto a repetir, pero “su obligación a colaborar con la Justicia permanece”, pues aún quedan por “esclarecer” los más 300 crímenes sin resolver de la banda, con el objetivo final de que “todos y cada uno de los responsables cumplan su condena”. “No deben encontrar ninguna vía para la impunidad de sus crímenes, porque sencillamente la democracia no les debe absolutamente nada a quienes tanto dolor y sufrimiento han sembrado en nuestro país a lo largo de cinco décadas”, ha añadido.

 

Gana la democracia y pierden quienes pretendieron instaurar un régimen de terror”, ha concluido Blanco, recordando las palabras del pasado viernes de Rajoy en el sentido de que “podemos mirarnos con satisfacción como país y como sociedad, porque la democracia española ha derrotado definitivamente al terror”.

 

X

Política de Cookies