Durante el debate de totalidad a la Proposición de ley de modificación del artículo 315.3 del Código Penal

El GPP defiende mantener el tipo penal para las coacciones en el ámbito de la huelga, y no eliminarlo como propone el PSOE

El diputado del PP Miguel Ángel Jerez afirma que “no es reprochable la conducta del huelguista que trata de buscar en su compañero su solidaridad para que se incorpore a la protesta, pero en esa tarea de persuasión no todo vale”.

Recuerda que “el Tribunal Constitucional dice desde el año 1982 que el derecho de huelga no incluye la posibilidad de ejercer coacciones sobre terceros, ya que ello afecta a otros bienes o derechos constitucionales protegidos como la libertad de trabajar o la dignidad de la persona y su derecho a la integridad moral”.

Señala que “se trata de proteger el derecho al trabajo y a no participar en una protesta, y a su vez conciliarlo con el derecho a la huelga”. Para ello considera que “el mantenimiento del artículo 315.3 del Código Penal es indispensable como medida correctora”.

“La violación de los derechos constitucionales al trabajo, a la dignidad de la persona y a la integridad moral del individuo merecen un reproche penal cuando se vean coartados por las coacciones de un huelguista”, remarca.

Destaca que el Gobierno del PP en 2015 redujo a la mitad las penas de cárcel considerándolas como la última ratio dentro del reproche penal. “Ahí sigue el PP, una reforma que se hizo con arreglo a criterios de proporcionalidad”, subraya.

Señala que la izquierda no es creíble cuando justifica la modificación de este artículo del Código Penal en la protección del trabajador, y que el portavoz de Unidas Podemos está condenado por desproteger a un trabajador y sus políticas generan desempleo.

X

Política de Cookies