En la Comisión de Educación y Formación Profesional del Congreso

El GPP denuncia que la Ley Celaá traerá “un futuro educativo con menos libertad, menos calidad y menos oportunidades para todos”

El diputado del PP José Ángel Alonso subraya que la reforma educativa del Gobierno es “la más sectaria y rupturista de cuantas normas educativas ha alumbrado está Cámara”, por lo que exige al Ejecutivo que abandone su sectarismo y se siente a hablar.

Reclama al Gobierno que haga caso a la Constitución, al Tribunal Supremo, a la Carta Europea de Derechos Fundamentales y a la Declaración de los Derechos Humanos.

Subraya que la Ley Celaá supone “una estigmatización legal y un ataque claro hacia la escuela especial y la concertada, por la que optan principalmente las clases medias y trabajadoras, que la eligen libremente tal y como establece la Constitución”. En este sentido, asegura que “la nueva ley solo beneficia a las clases más altas, que son las que tendrán derecho a elegir si van a la pública o a la privada”.

Recuerda que 13 de los 22 ministros del actual Gobierno pasaron por la privada o la concertada, por lo que pide que no acaben con la libertad de la que dispusieron sus padres.

Defiende una proposición no de ley que pide garantizar el derecho de los padres a elegir el tipo de educación y el centro educativo, mantener la demanda social como factor determinante en el momento de la programación general de la enseñanza, defender la red de centros concertados y su adecuada financiación.

La iniciativa del GPP también insta al Gobierno a respaldar la autonomía organizativa y pedagogía de los centros, garantizar la existencia de la gratuidad y calidad de los centros de educación especial y el acceso de los profesores a titulaciones que permitan su movilidad entre las distintas enseñanzas.
Traslada el cariño del GPP a los miles de padres que se han rebelado y se han movilizado contra esta norma injusta.

X

Política de Cookies