En el debate de la Moción del GPP sobre los programas de ayudas de los fondos de recuperación para la industria española.

Redondo afirma que es necesario un Pacto de Estado por la industria porque para el GPP es: “la locomotora de desarrollo y progreso del país”

La portavoz adjunta de Industria y Comercio del GPP, María de la O Redondo, ha defendido una moción sobre las ayudas de los fondos de recuperación para la industria española. “El apoyo al desarrollo de la industria no debería estar sujeto al debate político, es demasiado importante, cuestión de un Pacto de Estado”, afirma

Recuerda que la UE insiste en la necesidad de incrementar el peso de la industria en el PIB europeo hasta alcanzar el 20%, mientras que el de España se sitúa en un 14%. “También la sociedad conoce que la industria lo está pasando mal, las ayudas siguen sin llegar, los costes están desorbitados y, en algunos casos, el precio no se cierra hasta pocos días antes de la llegada de la mercancía, lo que es una verdadera locura”, remarca

Reprocha al Gobierno que “todavía seguimos sin Pacto de Estado y sin una nueva ley de industria; ni siquiera conocemos un anteproyecto”. “Tenemos que llegar a consensos por el bien de nuestra industria, del empleo y de todo el tejido productivo”, asevera

Explica los cinco ejes de trabajo que el GPP considera necesarios y estratégicos porque “estamos convencidos de que ayudarían a que los fondos lleguen a la industria ahora, que es cuando más lo necesita”:

1) Dar mayor participación al Congreso. El Gobierno debe elaborar una memoria mensual sobre los PERTES y su impacto en el tejido industrial nacional y explicarla en comparecencia.

2) Rediseñar los mecanismos previstos para una reutilización de los fondos no dispuestos, con nuevos diseños que permitan una tramitación simplificada, una mayor transparencia y participación de las CC.AA.

3) Enfocar parte de esos fondos hacia fórmulas que faciliten un mayor interés de las pymes industriales, especialmente con naturaleza de aval o garantía para sus inversiones.

4) Dar mayor protagonismo a las CC.AA en la definición, gestión y supervisión de los proyectos y que puedan participar en los ámbitos prioritarios definidos por la Comisión Europea en los proyectos importantes de interés común europeo (IPCEIs).

5) Evaluar la mejora y ampliación de las ayudas directas a las empresas y sectores industriales más afectados, aplicando sistemas mucho más simplificados mediante la disposición de los fondos europeos para dotar mecanismos basados en incentivos fiscales, impuestos negativos y créditos fiscales monetizables, a fin de agilizar la llegada de los fondos al tejido productivo industrial español.

Pone de ejemplo a Andalucía y a su presidente Juanma Moreno. “Donde la industria es una prioridad para el Gobierno y hay voluntad y gestión, todo es posible. El sector industrial andaluz representaba, en 2018, un 10,2% del PIB andaluz frente al 14,6% de la media nacional y un 16,8% de Europa y ahora los datos están evolucionando de forma muy positiva”, afirma

X

Política de Cookies