Hoy, en el Pleno del Congreso

María Jesús Moro exige al Gobierno retirar el proyecto de convivencia universitaria porque no se necesita reformular el modelo, sino garantizarla en el marco de la Constitución

La portavoz de Universidades del GPP subraya que “el modelo de convivencia se fija en la Constitución, por lo que no hay nada que reformular”. En este sentido, destaca que “las universidades piden una norma básica en materia de garantías de la convivencia universitaria en el marco de la Constitución, pero no piden ni necesitan reformular el modelo de convivencia”, como establece el texto del Gobierno en su exposición de motivos y en su artículo uno

Defiende la enmienda de totalidad del GPP al proyecto de ley y advierte de los riesgos que supone que el Ejecutivo de Sánchez quiera reformular el modelo de convivencia universitaria. “Creemos de verdad en la convivencia universitaria y en que los poderes públicos deben proporcionar todos los instrumentos para garantizar la mejor convivencia universitaria y el cumplimiento de la Constitución”, remarca

Muestra su preocupación ante la posibilidad de que reformular el modelo convivencia signifique “dar carta de naturaleza a arrinconar, denigrar y expulsar al que piensa distinto; tratar de forma diferente a los que defienden posiciones críticas; y abandonar los criterios de excelencia académica, rigor intelectual y mérito por los de arbitrariedad, buenismo y lo políticamente correcto”

“Nos preocupa que se persiga a profesores y estudiantes por ejercer sus derechos y obligaciones constitucionales como es utilizar la lengua oficial del Estado; nos preocupa que se confunda la libertad de expresión con la falta de respeto al principio de neutralidad institucional; y nos preocupa que se quiera sustituir el espacio de libertad de la universidad española por el de las listas negras, la denuncia anónima, la ruptura del principio de igualdad, la ausencia de garantías para algunos según su ideología o su posicionamiento académico”, añade

Pregunta al ministro Castells si su nuevo modelo de convivencia universitaria es el de los centros catalanes, donde se ha ordenado la vigilancia de los profesores que no impartan clases en catalán y se cruza de brazos ante el brutal ataque a los estudiantes de s’ha acabat, o el de la corriente que se está extendiendo en las universidades americanas, que ha llevado a “despedir a un profesor después de 25 años por mostrar a sus alumnos la película del Otelo negro de Laurence Olivier”. “Estos ejemplos nos alarman y no lo queremos en la universidad española”, asevera

Advierte de que la pretensión de los independentistas, socios del Gobierno, es la desconexión del sistema universitario español

Por otra parte, recuerda que el Consejo de Estado objetó de forma esencial que el proyecto de decreto de creación de universidades entrase a regular materia de ley orgánica, por lo que se multiplicaron las remisiones a la Ley de Universidades. “El Ejecutivo no puede arrogarse funciones de legislador ni ordinario ni orgánico”, asegura María Jesús Moro, quien denuncia que “sabemos y padecemos que el Gobierno está ávido por ejercer los tres poderes del Estado”

Remarca la falta de seguridad jurídica que genera el Gobierno al intentar aprobar esta norma antes de modificar la ley orgánica de universidades de la que depende y avisa de que “una ley no hace mejores universidades pero un caos normativo debilita y puede hacer colapsar todo el sistema”

Exige al Gobierno retirar esta ley y dar seguridad jurídica y certeza hasta conocer el marco básico de la nueva ley orgánica en la que está trabajando el Ministerio

 

X

Política de Cookies