En la Comisión de Defensa

El GPP consigue que el Congreso apruebe su iniciativa parar mejorar las condiciones para el ascenso de los miembros del CNI de procedencia militar

El portavoz de Defensa del GPP, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu, ha defendido una proposición no de ley relativa a revisar la normativa aplicable al personal militar que, encontrándose en situación de servicios especiales, presta sus servicios en el Centro Nacional de Inteligencia, a fin de que se le reconozca y se valore adecuadamente el tiempo, tanto de servicios como de destinos que configuren su trayectoria profesional, a efectos de evaluación para el ascenso, que ha sido aprobada con los votos favorables de la mayoría del Congreso

  • Pide “preservar la posibilidad de que dichos profesionales puedan concurrir a los cursos de capacitación para el ascenso y a los procesos de evaluación para el mismo”

 

  • Señala que “en el Real Decreto 240/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el Estatuto del personal del Centro Nacional de Inteligencia, a fin de favorecer la selección del personal, se pretende dar un adecuado tratamiento a la carrera del personal militar y de la Guardia Civil que presta servicios directamente relacionados con la Seguridad y la Defensa Nacional, al objeto de que no vean perjudicadas sus legítimas aspiraciones en su cuerpo de procedencia”

 

  • Explica que la Ley “establece que el personal militar que se incorpore al Centro con una relación de servicios de carácter temporal permanecerá en la situación de servicio activo en su cuerpo y escala de origen, pasando, cuando adquiera el carácter de permanente, a la situación de servicios especiales”

 

  • Considera que “la declaración de la situación de servicios especiales del personal militar supone, de facto, una limitación a las legítimas aspiraciones de ascenso, ya que en su condición de personal estatutario de carácter permanente, y al encontrarse su condición de militar en suspenso, no se procede a la valoración del destino en el CNI en los procesos de evaluación

 

  • “La dificultad inicial que experimenta el personal estatuario de carácter permanente del CNI de procedencia militar radica en que para la evaluación para el ascenso, las Fuerzas Armadas requieren información sobre los destinos de los evaluados, considerándose información de naturaleza reservada por parte del Centro Nacional de Inteligencia”, sostiene

 

  • Además, añade que “los criterios que generalmente se emplean por parte de las Fuerzas Armadas, en el marco de la trayectoria profesional, centran su atención en el marco del ejercicio del Mando de las Unidades consideradas ‘tipo’ de cada uno de los Ejércitos/Armada, habiendo sido necesario adaptar este criterio general en el pasado a realidades de trayectorias profesionales no necesariamente sujetas e este criterio general”

 

  • Defiende encontrar espacios de asimilación entre el CNI y las Fuerzas Armadas de la trayectoria profesional de los miembros militares del Centro a las del resto de sus compañeros de las FF.AA., lo que les permitiría participar en los procesos de evaluación para el ascenso con opciones razonables para ser merecedores del mismo
X

Política de Cookies