En la Comisión de Seguridad Vial del Congreso

Óscar Gamazo acusa al director de la DGT de “estar bunkerizado sin conocer la realidad y dando la espalda a autoescuelas y ciudadanos”

El portavoz de Seguridad Vial del GPP, Óscar Gamazo, pide al director de la DGT que “asuma su responsabilidad y si no es capaz de hacerlo con eficacia, la ética asociada al desempeño de la función pública exige la dimisión sin dar lugar a que se le pida”.

Denuncia las consecuencias que tiene “la nefasta gestión del Ejecutivo”: un caos imperante del servicio de exámenes de tráfico y un retraso con listas de espera de más de 5 meses en algunas provincias para realizar las pruebas de circulación.

Destaca que “tras el final del estado de alarma, la DGT ni tan siquiera ha sido capaz de alcanzar el ritmo de exámenes de 2019”.

Recuerda que desde junio, el GPP le viene pidiendo al Gobierno que reaccione, pero sus promesas son “una fake, una estafa”.

Señala que “los alumnos han visto cercenadas sus esperanzas de optar a un puesto de trabajo como conductor profesional, o de poder presentarse a una plaza en la función pública”.

“Las autoescuelas han visto sus ingresos considerablemente afectados hasta el punto de ver peligrar su supervivencia”, subraya Gamazo, quien remarca que “no están pidiendo al Gobierno subvenciones, le reclaman que les permitan trabajar y dejen de ponerles palos en las ruedas, que colateralmente está provocando un deterioro en la calidad de la formación vial de los conductores”.

Lamenta que “el sistema CAPA, que ha impuesto el Gobierno sin consenso con el sector y que éste lo rechaza, ha acabado colapsando a las autoescuelas agravando la escasez de pruebas de circulación, generando escasez en las provincias donde antes no lo había, además de que supone una clara amenaza a la supervivencia de las autoescuelas más pequeñas”.

X

Política de Cookies