En la Comisión de Cultura

El PP pide impulsar la figura y obra de Azorín declarando 2017 como su año

José Manuel García-Margallo destaca el legado de “una figura señera de las letras y la política española”

  • Rememora el papel de cronista parlamentario del autor alicantino, y su labor como diputado durante la Restauración

El diputado del GPP, José Manuel García-Margallo, ha propuesto este jueves en el Congreso, a través de una iniciativa presentada por su formación, difundir la figura y obra de Azorín declarando este 2017 como ‘Año Azorín’.

En su intervención en la Comisión de Cultura con motivo del debate de dicha Proposición no de Ley, el parlamentario popular ha subrayado que Azorín “es una figura señera de las letras y la política española”, remontándose a los comienzos de su faceta como cronista parlamentario en el mismo año, 1902, en el que Alfonso XIII accede al trono, y “tan solo cuatro años después del llamado desastre, en que España pierde sus últimas posesiones ultramarinas”.

De su figura, García-Margallo ha querido resaltar un hecho singular, pues fue el propio autor alicantino quien diera nombre a la generación del 98, a la que pertenecen ilustres personajes como Baroja o Unamuno, una generación que fue “protagonista de una edad de plata de las letras”.

El diputado popular ha echado la vista atrás para recordar aquella época, concretamente el año 1902, cuando una España rural contaba “con una población escasa -apenas 18 millones de habitantes-, con un alto analfabetismo, con desigualdades regionales ciertamente importantes y donde empezaron a aparecer lo que Ortega llamó los nacionalismos periféricos”.

Desde el punto de vista político, ha resumido García-Margallo, “nos encontramos en el centro de la Restauración, que empezó en Sagunto en 1874 con el propósito de acabar con la inestabilidad a través de la fórmula del turnismo entre conservadores y liberales (Pacto del Pardo), algo que hicieron posible tres rasgos fundamentales: el falseamiento sistemático del voto, sobre todo a partir de la ley de 1890 que establece el sufragio universal masculino; la red de caciques clientelares; y, en tercer lugar, el llamado encasillado, que consistía en el reparto previo de los escaños entre gobiernos y oposición”.

García-Margallo ha rememorado “una anécdota muy célebre” que refleja a la perfección el clima político de aquellos años, cuando después de que un gran terrateniente andaluz ejerciera el derecho al voto, por él y por la totalidad de sus peones, apela con sarcasmo “al voto secreto” para no desvelar, a requerimiento de uno de sus trabajadores, la papeleta que, en su nombre y en el del resto de peones, acabara depositando en las urnas.

Y es que aquella época, según ha recordado el diputado popular, “se caracterizaba por una corrupción rampante, y por la oligarquía y el caciquismo como forma de gobierno”. A ese clima, ha recordado García-Margallo sobre la figura de Azorín, el escritor alicantino reaccionó con la célebre frase: “El problema esencial más urgente de España es de pura y simple moralidad política”.

García-Margallo ha repasado con detalle la larga trayectoria como cronista parlamentario en el Congreso de Azorín (de 1902 hasta 1923), así como su trayectoria política como diputado en la Cámara Baja (1907, 1914, 1916, 1918 y 1919), y que reacciona al desastre posicionándose del lado de los regeneracionistas, “que se vuelcan sobre un país al que adoran para intentarle recuperarle el pulso”.

El parlamentario popular ha desglosado los cuatro grandes puntos de la iniciativa presentada por su formación: “Declarar 2017 ‘Año Azorín’ aprovechando el 50 aniversario de su muerte; instar al Gobierno, en colaboración con la Casa museo Azorín, con la Diputación de Alicante, con el Ayuntamiento de Monóvar y la Generalitat de Valencia, a colaborar y difundir la figura y obra del escritor; instar al Gobierno a que ayude a publicar dos obras importantes de Azorín -El Político (1908) y Parlamentarismo español (1916)-; y, solicitando que se dé traslado a todos y cada uno de los actores que tienen que colaborar a esta difusión de su obra”.

García-Margallo ha confiado finalmente en que con esta iniciativa “se pase de Las Musas al Teatro” -empleando la conocida frase de Lope de Vega-, para que todo lo propuesto se acabe llevando a la práctica, y a fin de maximizar los esfuerzos y no acabar cayendo en la melancolía -en alusión a la frase de Ortega-, ha concretado lo que deben ser los primeros pasos que deben recorrerse con la luz verde de la Comisión a dicha PNL: “Se debe pedir a la Secretaría de Estado de Cultura que establezca líneas de ayuda para la edición de libros de Azorín, para la promoción de la lectura y la traducción (de su obra) a lenguas extranjeras; y en estas tres subvenciones cabe perfectamente la obra de Azorín”.

X

Política de Cookies