En el Pleno del Congreso

El PP lamenta que Ciudadanos y el PSOE acompañen a Bildu en su propuesta sobre Garoña

Guillermo Mariscal reprocha a los grupos de la oposición que “han encontrado en este asunto un pegamento que les une contra el PP y lo usan porque piensan que les dará rédito a corto plazo”

  • Critica el “endémico sentimiento antinuclear de la izquierda española” y les señala que con este tema hay “mucho prejuicio y poco juicio”

  •  “El Gobierno del PP no es pro ni anti nuclear, abogamos por un sistema que garantice un suministro total y continuado, con emisiones reducidas y con un precio competitivo para las empresas y familias”

  •  “No hay razones económicas para el cierre de la central, aumentaría el precio de la factura entre un 20% y un 25%, no hay razones medioambientales porque haría crecer las emisiones de CO2 y tampoco hay razones de seguridad”

El portavoz de Energía del Grupo Parlamentario Popular, Guillermo Mariscal, ha lamentado hoy que Ciudadanos y el PSOE acompañen a Bildu en su propuesta sobre Garoña, apoyando la iniciativa que ha presentado la izquierda abertzale en el Congreso.

“Han encontrado un pegamento que les permite unirse a todos contra el PP y piensan que eso va a ser rentable a corto plazo”, les ha reprochado Mariscal a los grupos de la oposición, al tiempo que ha aseverado que “con Garoña existe mucho prejuicio y poco juicio”.

En su intervención durante el debate de una iniciativa parlamentaria que pedía el cierre de la central nuclear de Garoña, el portavoz popular ha asegurado que “este Gobierno no es ni pro nuclear, ni antinuclear; simplemente queremos un sistema eléctrico que garantice un suministro continuado, que reduzca las emisiones de CO2 y a un precio razonable”.

En este sentido, les ha recordado a los grupos de la oposición que “si quitáramos de nuestra red eléctrica los 7.500 MegaWatios de la energía nuclear, tendríamos que encontrar una tecnología que nos garantice el suministro y las mismas garantías que la energía nuclear y en este momento desconocemos qué propuesta o alternativa presentan el resto de grupos, que sea tan eficiente económicamente y que no incumpla los objetivos del clima”.

No hay razones económicas que avalen el cierre del parque nuclear español de manera inmediata, ya supondría un aumento del precio de la factura del 20% y el 35%, no hay argumentos medioambientales, ya que su desaparición traería consigo más emisiones de CO2 e incumplimientos de los objetivos de clima, y tampoco existen argumentos de seguridad”. “Los parámetros de seguridad de las centrales nucleares españolas se encuentran al máximo nivel respecto a las europeas”, ha añadido.

“Poner en duda la seguridad nuclear en España es irresponsable y supone un acto de frivolidad, ya que de esta tarea se encarga de ello el Consejo de Seguridad Nuclear, un organismo independiente en el que trabajan 200 técnicos que velan por la seguridad”, les espetado a los grupos de la oposición.

Por ello, Guillermo Mariscal ha concluido que “hay un sentimiento antinuclear, que es endémico en la izquierda española”, porque como ha destacado, en otros países como Francia, hay 58 centrales nucleares que genera el 48% de la energía que se consume”.

X

Política de Cookies