Susana López Ares en el Pleno del Congreso

El PP acusa de demagogia a quienes quieren tramitar iniciativas inviables

Susana López Ares lamenta que el PSOE se preste a participar “en un juego de demagogia” alentando un debate en el que se desconocen el número exacto de potenciales beneficiarios y el gasto adicional presupuestario

  • Advierte de las contradicciones en los nacionalistas a la hora de reclamar una renta mínima que colisiona con competencias autonómicas “defendidas con tanto celo”

  • Recuerda a la oposición que “no existe margen de maniobra” presupuestario, y que establecer unos ingresos mínimos acarrearía una reducción en otras partidas sociales o una subida de impuestos

  • La portavoz adjunta del GPP insta a los grupos a “trabajar en soluciones reales y no en castillos en el aire”

La portavoz adjunta del Grupo Popular, Susana López Ares, ha proclamado este jueves en el Pleno del Congreso que “no se puede votar el inicio de un proceso que, desde el principio, se sabe que no es viable”, dejando claro que promover la tramitación parlamentaria de iniciativas irrealizables “es participar en un juego de demagogia”

En su intervención durante el debate de la Proposición de Ley sobre establecimiento de una prestación de ingresos mínimos en el ámbito de protección de la Seguridad Social, la dirigente popular ha remarcado que el derecho que se plantea en dicha iniciativa se formula “como un derecho subjetivo, por lo que formaría parte del nivel no contributivo de la Seguridad Social, y plantea que la financiación deberá garantizarse mediante impuestos, a través de los Presupuestos generales del Estado”.

Por esta razón, López Ares ha subrayado la necesidad de que antes de debatir cualquier iniciativa “nos preguntemos si estamos ante propuestas posibles y asumibles”, con más razón cuando las cifras que se vienen aportando desde sindicatos y expertos sobre el número de potenciales beneficiarios de esta medida y el impacto en el gasto presupuestario son enormemente dispares, pues el número de posibles beneficiarios se estima entre los 2 y los 10 millones, y el impacto económico que acarrearía la puesta en marcha de una renta mínima se estima entre 12.000 y 50.000 millones.

La dirigente popular ha explicado que aprobar una medida como esa supondría a todas luces un gasto adicional, pero antes siquiera de poder afrontarlo, López Ares ha recordado a la oposición que “no existe margen de maniobra presupuestario”, porque “las partidas consolidadas en el presupuesto -“pensiones, servicios sociales y de promoción, políticas de vivienda, sanidad y transferencias a las comunidades autónomas”, ha enumerado- representan el 85% de las cuentas públicas”.

A partir de esa realidad presupuestaria, anclada en la aprobación reciente de unos objetivos de estabilidad presupuestaria hasta 2020 y en el cumplimiento de los objetivos de déficit, la parlamentaria popular ha respondido a la oposición que activar unos ingresos mínimos conllevaría la reducción de otras partidas sociales, como las citadas anteriormente, o bien “un incremento de los impuestos”, es decir, en cualquiera de ambos casos significaría “más pobreza para las familias, ya que disminuiría su renta disponible y, también, una menor competitividad para las empresas”. De ahí que López Ares haya vuelto a insistir en su pregunta al Hemiciclo: “¿Y de dónde obtendríamos ese gasto adicional de 12.000 millones? ¿Y si en vez de 12.000 fueran realmente 50.000 millones, como apuntan otras estimaciones?”.

Por todas las razones expuestas con anterioridad, la diputada popular ha acusado al PSOE y los nacionalistas de participar “en un juego de demagogia”. En el caso de los socialistas, ha expuesto, por avalar una iniciativa que retrotrae a las palabras pronunciadas tiempo atrás por “el actual gurú económico del PSOE”, cuando se oponía con claridad al establecimiento de una renta mínima que implicaría, además, un efecto llamada. “El próximo que te hable de renta básica universal y de Finlandia -ha recordado López Ares sobre las palabras de entonces del socialista-, y diga que hay que hacerlo en España, aléjate de él”.

En el caso de los nacionalistas, López Ares les ha echado en cara que alienten “el juego de la demagogia” al manifestar hoy su apoyo a “una iniciativa totalmente imposible” y que colisiona, además, con las competencias autonómicas que siempre han defendido. “¿Están ustedes de acuerdo con la recentralización de esta competencia?”, les ha espetado.

Y ante tan evidente contradicción, ha seguido preguntándoles: “¿Están de acuerdo con que sus comunidades, tan celosas no solo del diseño y gestión de sus competencias sino firmes defensoras de su derecho a la independencia, renuncien a algo que ahora les es propio? ¿Qué ha cambiado? ¿Cómo es posible que una comunidad que ha presentado 53 impugnaciones ante el Tribunal Constitucional, dentro de las cuales hay un número significativo por vulnerar competencias autonómicas en materia de asistencia social, vote a favor de esta recentralización?”.

Frente a tanta contradicción y demagogia, López Ares ha afirmado que por respeto a las 700.000 personas que han firmado esta iniciativa popular, su formación no les va a decir que “es posible algo totalmente imposible”, señalando que su Grupo Parlamentario no incurrirá en “los errores del PSOE en el pasado”, en clara alusión a medidas como “los  2.500 euros por hijo, que duró tan solo ocho meses, la famosa paga de 400 euros para todos, que solo duró una vez, o el Plan E para luchar contra el desempleo y generar consumo, y que sólo creo quiebra y más desempleo”.

Por todo lo anterior, López Ares ha instado a la oposición “a trabajar en dar soluciones reales a los problemas y no en construir castillos en el aire”, recalcando que su formación continuará trabajando con lo comprometido, es decir, “llegar a los 20 millones de personas trabajando en 2020, que es lo que los españoles nos demandan y a lo que nos comprometimos porque es posible”, tal y como prueban los últimos datos de empleo conocidos a día de hoy.

“Y en este camino se seguirán aportando soluciones a los que todavía no les ha llegado la recuperación, al plan Prepara, a la renta de activación para el empleo y a todos los programas sociales que permiten que 14 millones de españoles reciban algún tipo de prestación”, ha ido desgranando. “Eso son realidades”,  ha finalizado, “no demagogia”.

X

Política de Cookies