Bermúdez de Castro, en el Pleno del Congreso

"No tiene sentido que el Parlamento de la XI Legislatura pretenda controlar políticamente al Gobierno de la
X Legislatura"

Bermúdez de Castro: “La única razón de pretender ejercer un control político a un Gobierno en funciones es desgastar al PP y convertir el Congreso en un escenario de precampaña”

  • Recuerda a PSOE y Ciudadanos que el Gobierno en funciones andaluz no fue sometido a control: “¿Por qué lo que hace unos meses sirvió para el Parlamento de Andalucía, con su respaldo, no sirve ahora para el Congreso?”

  • A Podemos: “Sorprende que quienes sostuvieron 102 días a un Ejecutivo en funciones en Cataluña, sin ser sometido a ninguna comparecencia ni a ninguna sesión en Pleno, reclamen el control político a un Gobierno en funciones”

  • “La primera y única vez que un Gobierno en funciones ha comparecido desde 1981 para informar a esta Cámara ha sido en esta legislatura y con un Gobierno del PP”

  • Recuerda al PSOE que “si ahora no le salen las cuentas es porque antes no tuvieron los votos”, y subraya que “todo lo demás sobra; todo lo demás es solo teatro y humo”

El secretario general del Grupo Parlamentario Popular, José Antonio Bermúdez de Castro, ha proclamado hoy que “no tiene sentido que el Parlamento de la XI Legislatura pretenda controlar políticamente al Gobierno de la X Legislatura”.

En su intervención en el Pleno con motivo del debate de una propuesta formulada por la oposición en relación con el conflicto de atribuciones entre el Congreso de los Diputados y el Gobierno, el dirigente popular ha lamentado que “la única razón por la que se pretende ejercer un control político a un Gobierno en funciones más allá de lo permitido por la Ley, en contra de todos los precedentes jurídicos y parlamentarios, es hacer oposición y desgastar al Gobierno intentando convertir esta Cámara en un escenario de precampaña”, preguntándose “qué sentido tiene este debate” si el objetivo de la oposición es este.

“¿Cuál es la razón política que les ha llevado, a 25 días de que se cumpla el plazo para que se convoquen de nuevo elecciones, a intentar convertir el mes de abril en un mes de conflicto institucional cuando nuestra principal tarea, diría casi la exclusiva, debería ser intentar investir un nuevo Gobierno? ¿Qué sentido tiene que el Parlamento de la XI Legislatura pretenda controlar políticamente al Gobierno de la X Legislatura, a un Gobierno que ha cesado y que precisamente por estar en funciones no puede hacer política?”, se ha cuestionado dirigiéndose a la oposición. “No será, qué coincidencia, por el hecho de que el Gobierno en funciones es del PP y está presidido por Rajoy”, ha afirmado.

Por estas razones, Bermúdez de Castro ha señalado que “antes de presentar” dicha iniciativa “algunos tenían que haber tenido unas dosis de prudencia y de rigor”, si bien a Podemos no puede pedírsele prudencia, pues “va en su ADN cambiar los precedentes y las reglas de juego”. “Si quieren cambiar todo el sistema, ¿cómo no van a querer cambiar esto?”, ha dicho de Podemos, pero “sorprende, sin embargo, que reclamen la necesidad de control político a un Gobierno en funciones quienes en Cataluña sostenían a un Ejecutivo que mantuvo dicha naturaleza durante 102 días, sin ser sometido a ninguna comparecencia ni a ninguna sesión en Pleno”.

“Y no me digan que nadie lo pidió”, ha replicado, porque “nuestro grupo lo hizo para una cuestión extraordinaria y trascendente, como que Mas explicara si cumpliría las resoluciones del TC, y ustedes se opusieron a ello”. “Tampoco me digan”, ha continuado su argumentación, “que el caso de Cataluña no es trasladable al caso que debatimos porque en el Parlamento de Cataluña no había una voluntad política mayoritaria que pretendía el control del Gobierno, puesto que ese no es ningún argumento jurídico”.

“LA APLICACIÓN DE LA LEY ES IGUAL PARA TODOS”
De hecho, ha replicado Bermúdez de Castro, “la Ley es igual para todos, y su aplicación no depende del criterio de la mayoría, sino al contrario, pues la Ley es la salvaguarda de las minorías respecto de las mayorías, y mientras no se cambie es igual para todos”.

Y en Andalucía, como en Cataluña, ocurrió lo mismo y durante 81 días, los que trascurrieron desde las elecciones hasta que Díaz logró la investidura, “no hubo ni una sola comparecencia, ni una sola sesión de control”. Es más, según ha recordado Bermúdez de Castro, “no hubo ni un solo Pleno ordinario” porque el informe que la Mesa encargó a los servicios jurídicos, y que fue respaldado por los mismos que ahora reclaman un control político a un Gobierno en funciones, decía que “carecía de sentido ejercer la labor de un control político frente a un Gobierno que se limitaba a la gestión ordinaria de los asuntos públicos”.

Por este motivo, ha preguntado a la bancada socialista, a Ciudadanos y al resto del arco parlamentario: “¿Por qué lo que sirvió para el Parlamento de Andalucía hace unos meses, con su respaldo, no sirve ahora para el Congreso de los Diputados? ¿Por qué se está sosteniendo aquí una interpretación, tan distante como distinta, a la que se sostuvo allí? ¿Es que la Ley que se aplica en Andalucía es distinta?”.

Al final, según ha explicado el dirigente popular, la diferencia y lo distinto es lo que “todos están pensando”, es decir, que “el Gobierno en funciones era socialista y la presidenta era Susana Díaz”, porque si atendemos a la Ley de Gobierno de Andalucía de 2006, “ésta reproduce, casi literal y miméticamente, la Ley de Gobierno nacional”.

Bermúdez de Castro ha hecho alusión a un último precedente, que data de 1981 -con la UCD-, pero ha recordado que “en ese año no hubo una sesión de control al uso, porque lo que finalmente hubo fue una comparecencia extraordinaria del ministro del Interior en funciones”.

“¿Me pueden decir si conocen un solo caso en que un presidente del Gobierno o un ministro socialista en funciones haya comparecido en esta Cámara para someterse a control parlamentario en los últimos 35 años? ¿Un solo caso?”, ha planteado al Pleno, para responder que no existe “ninguno”, porque tal y como ha recordado “la primera y única vez que un Gobierno en funciones ha comparecido para informar a esta Cámara, desde 1981, ha sido en esta legislatura y con un Gobierno del PP”. “Y encima quieren llevar al Gobierno ante el TC”, ha apostillado.

“No compartimos esta iniciativa”, ha dicho Bermúdez de Castro, y “pensamos que, con carácter general, un Gobierno en funciones ni puede ni debe estar sometido a la exigencia de responsabilidades políticas de una Cámara que no le ha otorgado su confianza”. Según ha explicado, el artículo 101 de la Constitución dice que el Gobierno en funciones se articula para evitar el vacío de poder y mantener la vida institucional, y que el artículo 21 de la Ley del Gobierno señala que las facultades de ese Ejecutivo “están limitadas al despacho ordinario de los asuntos públicos, no pudiendo desarrollar ninguna política de carácter innovador”.

Además, ha remarcado que “el Gobierno está muy limitado porque está en funciones, pero siempre sometido al control jurisdiccional”, por lo que ha señalado que si las actividades de mera gestión carecen de relevancia política y si el Gobierno en funciones no puede hacer política, las Cortes “estarían ejerciendo una función arbitral que el ordenamiento reserva exclusivamente al poder jurisdiccional”, advirtiendo de que “entonces quienes nos extralimitaríamos de sus funciones seríamos nosotros”.

“QUIEREN LANZAR AL CONGRESO A UN CONFLICTO INSTITUCIONAL”
Por todo lo anterior, ha reprochado a los grupos de la oposición “que quieran lanzar a esta Cámara a un conflicto institucional al pretender someter a este Gobierno a una sesión de preguntas de control general en contra de toda norma, de toda lógica política y de todo precedente”.

En este sentido, ha recordado que “el informe del Parlamento de Andalucía dice que un Parlamento no puede desarrollar sus funciones en plenitud sin un Gobierno en integridad, y el informe de la Secretaría General del Congreso de los Diputados afirma que sólo es posible el control de forma extraordinaria, no ordinaria, y de forma singular y no general, y por cupos como la sesión de los miércoles”.

Bermúdez de Castro ha criticado que los grupos de la oposición digan “que se trata de controlar decisiones adoptadas por el Gobierno estando en funciones, porque en esta Mesa se han calificado comparecencias para pedir explicaciones por actuaciones pasadas”.

“Tampoco -ha apuntado- pueden decir que piden el control porque quieren información, ya que eso el Gobierno nunca se lo ha negado, como así lo demuestra la comparecencia de hoy de Rajoy”.

Asimismo, José Antonio Bermúdez de Castro ha preguntado a la oposición “por qué ahora y no en febrero piden sesiones de control”, preguntándose si “no sería porque en marzo Sánchez iba a intentar una investidura”. “Son sus actos los que desvelan sus verdaderas intenciones”, ha apostillado.

“NO TIENEN LA RAZÓN NI EL RESPALDO DE LOS ESPAÑOLES”
“Pueden ganar esta votación, pero lo que no tienen asegurada es la razón ni el respaldo de los españoles, que están perplejos por el continuo espectáculo teatral, el sinfín de fotos, de reclamaciones de sillas, de reuniones, de versiones contradictorias, y de idas y venidas para intentar ocultar la única realidad en democracia, que es la realidad de los votos”, ha expuesto el portavoz popular.

Así las cosas, José Antonio Bermúdez de Castro ha subrayado que “por mucho que se empeñen en ocultarlo, lo que dice la realidad de los votos es que el PP volvió a ganar las elecciones y lo hizo por voluntad de los españoles, que no quisieron el cambio”. “Por eso ahora no les salen las cuentas”, ha afirmado el dirigente popular, “porque antes no tuvieron los votos”. “Todo lo demás sobra, todo lo demás es solo teatro y humo, y cuanto antes lo comprendan será mejor para todos”, ha finalizado.

X

Política de Cookies