En el acto España en defensa de lo común

Casado: “España no necesita construirse como nación; ya lo es”

Defiende que no cabe un nacionalismo español opuesto a diversos nacionalismos periféricos”

 

  •  “No se trata únicamente de evitar la secesión de un territorio. Se trata de impedir la definitiva desnacionalización de España. Impedir su desarticulación nacional”
  • “No es raro que quienes tratan de romper nuestra convivencia ataquen a una de las piezas que la ha hecho posible, la monarquía”
  • Ensalza la lealtad nacional compartida por Gobierno y oposición que posibilite un terreno común. “Es imposible hacer política democrática sin nación”
  • Lamenta que, a partir de 2004, la izquierda se haya dedicado a cortejar “a los nacionalistas como nuevos socios constituyentes”
  •  Recuerda que desde 2010 “no puede sostenerse que el reparto de competencias permanezca abierto o indeterminado”

 

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha reivindicado este jueves la nación española y ha asegurado que “no cabe un nacionalismo español opuesto a diversos nacionalismos periféricos porque España no necesita construirse como nación: ya lo es”. “No se trata únicamente de evitar la secesión de un territorio. Se trata de impedir la definitiva desnacionalización de España, impedir su desarticulación nacional e impedir que, para satisfacer el atavismo de unos pocos, nos arrebaten la ciudadanía de todos. Esto es lo que nos jugamos y para lo que se necesitamos sumar todas las voluntades que así lo piensan y así lo sienten, ha añadido.

Pablo Casado ha clausurado el acto “España en defensa de lo común”, jornada organizada por el Partido Popular,  abierto a la sociedad civil y en el que han participado la portavoz del GPP, Cayetana Álvarez de Toledo; la que fuera  fundadora de UPyD, Rosa Díez, el escritor y académico, Álvaro Pombo, Ana Losada, presidenta de la plataforma por una escuela bilingüe en Cataluña y Alejandro Fernández, presidente del PPC.

El líder popular ha explicado que “las democracias encuentran su cimiento en la lealtad nacional,  lealtad que se supone compartida por gobierno y oposición, por todos los partidos políticos y por el electorado en su conjunto. Sin lealtad nacional, la disputa entre partidos deviene en desafío irreconciliable, y los desacuerdos políticos no crean ningún terreno común y se hace imposible la discusión”, ha reflexionado.

En este sentido, ha destacado que “hasta para discutir hay que ponerse en un plano común. Es imposible jugar al ajedrez sin tablero, al fútbol sin campo, al tenis sin pista. Por lo mismo, es imposible hacer política democrática sin nación. Es la lealtad nacional, eso que llamamos patriotismo, lo que permite la concordia sin necesidad de acuerdo”.

 

EL PAPEL ESTABILIZADOR DE LA MONARQUÍA

 

El presidente del PP ha defendido la nación española como “sujeto de la soberanía, titular del poder constituyente y fundamento de la propia Constitución”. “La Constitución sí tiene límites materiales infranqueables. Los que afirman su ilimitada plasticidad lo hacen pensado en su liquidación para dar lugar a la autodeterminación, a un Estado confederal o directamente a la ruptura”, ha explicado.

Asimismo, ha lamentado que la izquierda, a partir de 2004, se haya dedicado a cortejar “a los nacionalistas como nuevos socios constituyentes” poniendo en marcha “un proceso de deterioro galopante”. “No es raro que quienes tratan de romper nuestra convivencia ataquen a una de las piezas que la ha hecho posible, la monarquía. Más que nunca en estos tiempos de incertidumbre se pone de manifiesto el papel estabilizador con el que desempeña su tarea. En estos últimos meses ha demostrado una vez más la responsabilidad con la que ejerce su tarea, una responsabilidad que a otros les falta, ha añadido. ”.

 

MODELO DE COMPETENCIAS CERRADO

 

El líder popular ha destacado los dos grandes embates sufridos por el modelo constitucional español: el plan Ibarretxe y el golpe secesionista catalán. Pablo Casado ha recordado cómo desde 2006 se viene hablando de “cierre del modelo”; “El principio dispositivo primero y luego, la potestad que se atribuían las Comunidades Autónomas de reformar indefinidamente sus Estatutos de Autonomía en sentido expansivo, cuando no abiertamente inconstitucional, no podía abocar a un modelo permanentemente abierto”, ha añadido.

“Desde el año 2010 la cuestión hay que darla por zanjada. La Sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña trazó los límites del Estado autonómico. Tras ella, no puede sostenerse que el reparto de competencias permanezca abierto o indeterminado”, ha sentenciado.

Por último, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha manifestado que “la  continuidad de la existencia histórica de España es la garantía de que se podrán mantener y, a ser posible mejorar, la libertad, la igualdad, la justicia, la solidaridad y la prosperidad de todos”. “La Constitución no es el problema. Los forcejeos extremistas que buscan erosionarla le rinden el mejor homenaje. Pero no se defiende sola. La libertad tampoco y la convivencia nacional tampoco”, ha insistido.

 

Titulares Pablo Casado en las jornadas de “España en defensa de lo común”

 

  • Casado: “No cabe un nacionalismo español opuesto a diversos nacionalismos periféricos porque España no necesita construirse como nación: ya lo es”
  • “No se trata únicamente de evitar la secesión de un territorio, se trata de impedir la definitiva desnacionalización de España. Impedir su desarticulación nacional. Impedir que, para satisfacer el atavismo de unos pocos, nos arrebaten la ciudadanía de todos”
  • El líder del PP reivindica la nación española y acusa a la izquierda de “reaccionaria” por fragmentar la sociedad y sacar provecho del enfrentamiento entre “etnias, sexos y grupos de renta”
  • Defiende la nación española como sujeto de la soberanía, titular del poder constituyente y fundamento de la propia Constitución
  • Asegura que “no es raro que quienes tratan de romper nuestra convivencia ataquen a una de las piezas que la ha hecho posible, la monarquía”
  • Se apoya en el Tribunal Constitucional para sostener que hay que dar por zanjado el reparto de competencias autonómicas. “No puede sostenerse que el reparto de competencias permanezca abierto o indeterminado”.
  • Advierte de que la Constitución sí tiene límites materiales infranqueables. “Los que afirman su ilimitada plasticidad lo hacen pensado en su liquidación para dar lugar a la autodeterminación, a un Estado confederal o directamente a la ruptura”
  • Lamenta que la izquierda a partir de 2004 “cortejase a los nacionalistas como nuevos socios constituyentes” poniendo en marcha “un proceso de deterioro galopante”
  • Afirma que “es la lealtad nacional, eso que llamamos patriotismo y que nada tiene que ver con ni con el miedo ni con el odio, lo que permite la concordia sin necesidad de acuerdo”
  • “La continuidad de la existencia histórica de España es la garantía de que se podrán mantener y, a ser posible mejorar, la libertad, la igualdad, la justicia, la solidaridad y la prosperidad de todos”
  • “La Constitución no es el problema. Los forcejeos extremistas que buscan erosionarla le rinden el mejor homenaje. Pero no se defiende sola. La libertad tampoco y la convivencia nacional tampoco”
X

Política de Cookies