Mediante una Proposición no de Ley en la Comisión de Hacienda

El PP saca adelante su propuesta para mejorar el criterio de caja del IVA

Javier Ruano destaca que “las medidas impulsadas en este sentido por el anterior Gobierno del PP han tenido importantes beneficios tanto para los contribuyentes como para la Agencia Tributaria”

  • “Las últimas reformas del IVA aprobadas por el anterior Ejecutivo del PP han tenido importantes efectos positivos sobre la recaudación de este impuesto y han permitido avanzar notablemente en la lucha contra el fraude fiscal”

El portavoz de Economía del GPP, Javier Ruano, ha celebrado este miércoles que su formación haya sacado adelante en Comisión una Proposición no de Ley para mejorar el actual régimen especial de devengo del IVA por el criterio de caja para que, entre otras cosas, “no se tenga que anticipar el IVA de facturas que no se han cobrado”.

“Este régimen especial permite que algunos obligados tributarios (autónomos y empresas no tengan que liquidar ante Hacienda el IVA de las facturas emitidas hasta que no hayan cobrado ese importe por parte de sus clientes”, ha explicado Ruano.

De este modo, ha apuntado, “se evita que el empresario tenga que adelantar un IVA que todavía no ha cobrado por no haber sido pagado por sus clientes. Por otro lado, los empresarios que se adhieran a este régimen también ven retrasado el derecho a la deducción del IVA soportado en las adquisiciones de bienes y servicios hasta que paguen las facturas a sus proveedores”.

Durante el debate de la iniciativa parlamentaria del GPP en la Comisión de Hacienda, el portavoz popular ha indicado que el objetivo de la misma es “mejorar este régimen especial”.

En este sentido, ha detallado que lo que se pretende es “facilitar al contribuyente la aplicación del régimen especial y que no tenga que anticipar el IVA de facturas que no se han cobrado, suprimir los límites para que se pueda recuperar el IVA de facturas inferiores a 300 euros emitidas a particulares, ya que la recuperación del IVA de estas facturas no es recuperable en ningún caso, y flexibilizar los requisitos formales para que se agilice mucho más el proceso”.

Como ha recordado Ruano, “las últimas reformas del IVA han tenido importantes efectos positivos sobre la recaudación de este impuesto y han permitido avanzar notablemente en la lucha contra el fraude fiscal”, por lo que defiende continuar en esta línea.

Durante el Gobierno del PP, ha destacado Javier Ruano, “han sido muchas las medidas adoptadas contra el fraude y para la modernización del IVA; la más importante y la que permite perfeccionar este régimen especial de IVA del criterio de caja, ha sido la puesta en marcha del sistema de Suministro Inmediato de Información (SII) o un nuevo sistema de Ilevanza de los libros registro a través de la Sede electrónica de la AEAT, que permite acercar el momento del registro o contabilización de las facturas al de la realización efectiva de la operación económica que subyace”.

BENEFICIOS PARA LOS CONTRIBUYENTES Y LA AGENCIA TRIBUTARIA
“Sus beneficios –ha subrayado- han sido evidentes, tanto para los contribuyentes como para la Administración Tributaria, es decir, para todas las partes implicadas”.

En primer lugar, ha señalado, se ven beneficiados “los contribuyentes, que ven reducidas sus obligaciones formales disminuyendo la burocracia, acortando los plazos para la realización de las devoluciones y simplificando y facilitando el cumplimiento de sus obligaciones tributarias”.

También, ha añadido, se verá beneficiada la Administración Tributaria, “que tendrá un canal de comunicación bidireccional, inmediato y automático con el contribuyente, que le permite —por un lado— mejorar el servicio público de asistencia que le ofrece, y —por otro— mejorar el control tributario y la lucha contra el fraude fiscal”.

En definitiva, ha remarcado el portavoz del GPP, “se beneficia toda la sociedad española, al reducirse las bolsas de fraude e incrementar la recaudación tributaria que es, en última instancia, la que permite financiar la Sanidad, la Educación, las pensiones y mantener el Estado del Bienestar”.

“El éxito en la implantación del Sistema Inmediato de Información ya es efectiva en la totalidad de grandes empresas y grupos de IVA que estaban obligados, y las ventajas que aporta a los contribuyentes que lo utilizan, son un incentivo para que el resto de pymes y autónomos que aún no están inscritos en el Registro de Devolución Mensual de IVA lo hagan”, ha explicado.

Pero además, ha añadido, el nuevo Sistema Inmediato de Información tiene otros beneficios colaterales”. “Al estar perfectamente identificada la posición de las grandes empresas con sus proveedores, con información a tiempo real sobre el abono de las facturas, por lo que ahora sí que es posible, relajar los requisitos para permitir que los empresarios y profesionales difieran el ingreso del IVA repercutido hasta que no les sean pagadas las facturas que lo contienen, evitando así que anticipen un IVA que todavía no han recaudado, y sin riesgo de que surjan nuevas bolsas de fraude”, ha destacado.

En este momento, ha señalado Ruano, “la regulación es por lo tanto limitada, en cuanto a quién puede aplicar el criterio de caja y complicada en cuanto a su gestión”.

PROPUESTA DEL GPP
Por ello, proponemos en esta iniciativa una serie de medidas que van en esta dirección: “reducir el periodo de impago necesario para solicitar la modificación de la factura impagada (y la consiguiente devolución del IVA ingresado) del actual plazo de 6 meses o un año a 90 días, simplificar y abaratar los trámites para la recuperación”.

Además, ha añadido, “actualmente se exige demanda judicial o requerimiento notarial, con el consiguiente coste”, lo que pretende el GPP es “eliminar estos requisitos formales que se exigen para la recuperación del IVA en impagados y sustituirlos por un requerimiento de pago fehaciente al deudor (burofax o similar)”.

Por otra parte, “proponemos en esta iniciativa, corregir un problema que afecta a muchas pymes y autónomos, en concreto el requisito que exige, para recuperar el IVA en caso de impago, que la factura sea de un importe superior a los 300 euros cuando el destinatario de la operación no actúe como empresario o profesional”.

“Esta normativa impide que, en la práctica, muchas empresas cuyos clientes son particulares, puedan recuperar el IVA que han ingresado de facturas no cobradas, con especial impacto en las PYMEs y autónomos, puesto que, en un alto porcentaje de sus transacciones, la contraparte no es empresario o profesional a efectos del IVA y el importe de la factura es inferior a 300 euros”, ha indicado Ruano, quien ha concluido que “por ello el GPP propone eliminar la restricción que impide la modificación de la base (y por tanto la recuperación del IVA) en facturas impagadas por importe inferior a 300 euros emitidas a particulares”.

X

Política de Cookies