En la Comisión de Presupuestos

El PP afirma que aprobando los PGE se apoya a jóvenes, familias, pensionistas y funcionarios

Teresa Palmer apela a “una oposición responsable” para que “los presupuestos que más destinan a gasto social” sean una realidad

  • Avala la política económica del Gobierno: “Ha colocado bien las velas para que los vientos empujen la nave”

La portavoz de Economía del GPP, Teresa Palmer, ha apelado este lunes en el Congreso a “una oposición responsable” para que los PGE para 2018 sean una realidad, ya que aprobar las cuentas públicas para este año es apoyar a jóvenes, familias, pensionistas y funcionarios.

En su intervención en la Comisión de Presupuestos con motivo de la comparecencia de la Secretaria de Estado de Economía, la dirigente popular ha remarcado ante la oposición que, pese a la negación continua de los méritos del Gobierno en la recuperación, existe una realidad implacable: “Nunca van a reconocer los avances de la economía española, niegan también que el actual entorno de estabilidad, confianza y credibilidad tenga nada que ver con la acción del Gobierno, pero lo que no pueden negar es que estos son los presupuestos que más recursos destinan a gasto social”.

De ahí que Palmer haya demandado “enérgicamente” a la oposición que deje de pensar “en sus intereses partidistas” para hacerlo “en todos los jóvenes que se van a beneficiar de una ayuda complementaria de 430 euros, en los tres millones y medio de familias con ingresos de entre 14.000 y 18.000 euros a los que se les baja los impuestos -con un ahorro medio de 436 euros al año-, en los 3 millones de funcionarios a los que se les va a subir el salario hasta un 9% en 3 años, o en los 6 millones de pensionistas que van a tener subidas entre un 1% y un 3,85%”. “Es para ellos, y no para el PP, para quienes pedimos su apoyo”, ha sintetizado.

A lo largo de su intervención, Palmer ha remarcado repetidamente que “si uno observa sin sesgos interesados los datos sobre nuestra economía que se van publicando semana a semana, mes a mes, solo cabe afirmar que ésta prosigue su senda de dinamismo y se confirma la solidez de la actual fase expansiva”.

Este escenario viene acreditado por “un contexto de revisión al alza de nuestro crecimiento por parte de distintos organismos nacionales e internacionales -Banco de España, la OCDE o la Comisión Europea-”, acompañado de forma “análoga y coherente” por una subida de las calificaciones por parte de distintas agencias de evaluación de riesgo crediticio desde enero, todas con “un dato indudablemente relevante”: la unanimidad de todas ellas –“4 de 4 agencias”, ha recalcado- sobre la calidad de la deuda española.

Todo esta evolución, “reflejo y síntoma” de la confianza que genera la economía española en el exterior, ha posibilitado una traslación a los ciudadanos y a las empresas de los efectos positivos de la percepción de los mercados sobre nuestra deuda -“a través de un mayor presupuesto disponible para pensiones y empleo público, o a través del abaratamiento de los costes crediticios”-.

“Y es que señorías”, ha enfatizado Palmer, “hemos pasado de ser los campeones del déficit y la destrucción de empleo en la UE a ser los campeones de la credibilidad y la responsabilidad”, y en ello “ha sido determinante” la política económica del gobierno, que ha abierto la puerta “a esta nueva situación” cimentada sobre tres grandes pilares: estabilidad presupuestaria, reestructuración del sistema financiero y reformas estructurales.

“Por mucho que se empeñen, los vientos de cola, comunes a todos los países, no son capaces de explicar el mayor crecimiento español”, ha explicado Palmer, pues “para que esos vientos empujen las velas deben estar bien colocadas, y eso es lo que ha hecho este Gobierno con su política económica: colocar bien las velas”.

Y ha sido esta política económica la que ha alumbrado una mejora de la competitividad -Palmer ha subrayado que la competitividad “es la variable clave del actual modelo de crecimiento, caracterizado por ser equilibrado, sano y sostenible”-, y la que ha propiciado “un cambio paradigmático” que permite disfrutar de un sistema económico más resilente, con mayor capacidad de adaptación y flexibilidad, capaz de no perder el superávit externo ante una recuperación de la demanda interna y “con las exportaciones creciendo a ritmos históricos en un entorno de crecimiento interno intenso diversificándose en composición, hacia productos de mayor valor añadido, y diversificándose geográficamente, hacia países de fuera de la UE”.

En ese favorecimiento de la variable de la competitividad por parte de la Secretaría de Estado de Economía, han sido clave la Estrategia de apoyo a las Pymes, para favorecer su crecimiento, así como el impulso a la reforma de los organismos reguladores aumentando la calidad de supervisión de los mercados.

X

Política de Cookies