En Barcelona

"Los españoles no se merecen volver atrás, no se merecen volver a políticas que han fracasado"

Intervención completa de Mariano Rajoy durante la presentación del programa electoral para las elecciones generales del 26 de junio

  • “Tras el 20D, el Partido Popular ha mantenido un planteamiento; un planteamiento sensato y razonable”

  • “El Partido Popular cree en las personas, en sus capacidades y en su responsabilidad”

  • “Nos presentamos ante los españoles con un programa cargado de medidas sensatas y moderadas, que son las que triunfan en Europa”

  • “Estos meses pasados han sido, por parte de algunos, la apoteosis de la inoperancia y la crónica de la nada”

  • “Nosotros sabemos cómo gobernar porque ya lo hemos hecho. Hemos recuperado la confianza”

Queridas amigas y amigos. Muy buenos días a todos.

Voy a nombrar fundamentalmente a los candidatos número uno al Congreso de los Diputados por las cuatro provincias: Jordi Roca, Concepción Veray, José Ignacio Llorens y a Jorge Fernández. A todos, muchísimas gracias, una vez más, por dar un paso hacia adelante y por dar la batalla en defensa de aquello en lo que creemos los que estamos aquí, las ideas, los valores y los principios del Partido Popular.

Muchas gracias.

Gracias de manera muy especial a Andrea porque ella ha coordinado todos los trabajos que han culminado con el Programa Electoral con el que nos hemos presentado a las elecciones del pasado 20 de diciembre y con el que nos vamos a presentar a las elecciones que van a tener lugar el próximo 26 de junio.

Sinceramente, creo que cuando en la dirección del partido dijimos: Andrea tienes que encargarte del programa, acertamos. Lo cual demuestra que acertamos, al menos, algunas veces. Creo que el programa es sensato, razonable, está basado en muchas de las cosas que se han hecho a lo largo de los últimos años y,  sobre todo, hace planteamientos que se pueden cumplir de cara al  futuro. Y que tiene un objetivo capital del que ya hemos oído  hablar  mucho,  a  lo  largo  de  esta  mañana  y  del  que  seguiremos hablando en las próximas fechas, que es conseguir empleo, el gran objetivo nacional para los próximos cuatro años.

Y gracias a todos, amigas y amigos del Partido Popular, a los dirigentes empezando por la secretaria general, a los vicesecretarios, a Xavi, Alicia, porque hemos vivido una etapa difícil para nuestro partido. Han sido cuatro años duros de gobierno. Hemos pasado por la peor crisis económica de nuestro país en décadas. Después, se han celebrado unas elecciones. Y, por si no hubiéramos tenido suficiente, por primera vez desde 1977, las elecciones se repiten en España.

No voy a entrar en el análisis de lo que ha pasado ni en la responsabilidad de cada uno a la hora de decir quién es el culpable de que los españoles nuevamente sean convocados a las urnas. Lo que sí quiero decir es que el Partido Popular tuvo un planteamiento. Lo tuvo desde el primer día, era sensato, era razonable, era exactamente el mismo que se ha llevado a la práctica en circunstancias iguales en los distintos países de nuestro entorno, en los países europeos. Y los demás, hicieron lo que hicieron, llevarnos a unas nuevas elecciones el 26 de junio.

Lo cierto es que el Partido Popular, en esa situación que era muy difícil, estuvo ahí, dio la cara, tuvo personalidad y hoy podemos decir con orgullo que estamos aquí y vamos a ganar las elecciones el próximo 26 de junio.

Amigas y amigos,

Estamos hoy aquí en Barcelona, una ciudad tan mediterránea como catalana y española, para reafirmar nuestro proyecto para el futuro de España y darlo a conocer una vez más.

Un proyecto que sigue más vigente que nunca. Porque es un proyecto vivo, adaptable y cambiante, que se sostiene en unos principios inamovibles y que representa a la perfección las señas de identidad del Partido Popular.

Que tiene en la libertad el eje de toda actuación; que cree y defiende la igualdad en derechos, deberes y oportunidades de todos los españoles; y que se centra en las personas.

Amigas y amigos, el Partido Popular cree en las personas, en sus capacidades y en su responsabilidad. Y somos el único partido que defiende que el gobierno no es la solución a todos los problemas.

Partimos de una premisa que no debemos olvidar nunca: todo lo que la sociedad puede hacer por sí misma debe tener la oportunidad de hacerlo. Y para eso estamos aquí, para hablar de cómo sembrar las oportunidades y cómo crear las condiciones para que cada persona sea dueña de su futuro y, entre todos, seamos protagonistas del éxito de nuestra Nación.

El pasado 20 de diciembre, nos presentamos ante todos los españoles con un programa cargado de ideas razonables y de políticas concretas. Medidas sensatas y moderadas, que son las que triunfan en Europa, que todo el mundo entiende, y que ofrecen respuestas creíbles a los problemas reales de la gente.

Lo hicimos mientras otros se repartían el tiempo tratando de convencernos de que sus fracasos fueron éxitos, repartiéndose carteras ministeriales, aunque luego renunciaban a  ellos o  prometían utopías que son sólo la antesala de  la  decepción. Estos meses pasados han sido por  parte de algunos, la apoteosis de la inoperancia y la crónica de la nada. Pero hoy no vamos a dedicarles ni un minuto porque estamos aquí para tratar sobre el futuro de España, con seriedad y con compromiso.

Y quiero dejar una cosa clara. Nosotros no vamos a inventar señuelos, ni conejos para chisteras deslucidas. Nosotros no vamos a ofrecer nada que no sea serio. No lo hemos hecho hasta ahora y no lo vamos a hacer porque otros lo hagan. Sólo hablaremos de lo que es sensato, de lo que es posible y de lo que responde, con fidelidad, a los intereses de los españoles. Nosotros sabemos cómo gobernar porque ya lo hemos hecho.

Sólo han sido necesarios cuatro años para que la situación en España diera un vuelco. Hace cuatro años, eran muy pocos los que apostaban por nosotros. Pero en este tiempo hemos logrado recuperar la esperanza y recuperar nuestro proyecto de futuro.

Amigas y amigos, a algunos a lo mejor no les gusta, pero gracias al esfuerzo de los españoles hoy somos una de las economías que más crece y que más empleo crea en Europa. La mayor entre las grandes economías de los países de nuestro entorno. Hemos puesto bajo control nuestras cuentas públicas.

Hemos, en los momentos más difíciles de la economía española, mantenido los servicios públicos esenciales: pensiones, Sanidad, Educación, servicios sociales; y ya me gustaría ver a mi lo que hubiesen hecho otros en una situación como la que nosotros nos encontramos al llegar al gobierno de España.

Ahora vamos a decir algunas verdades. Hay mucha gente que ya ha encontrado empleo y hoy está trabajando. Más de un millón de puestos de trabajo creó la sociedad española en los años 2014 y 2015. Y hay todavía muchas personas que no han encontrado un puesto de trabajo pero esas personas, a la luz de los resultados de los años 2014 y 2015 y a la luz de lo que estamos viendo este año, cada vez pueden tener mayores esperanzas y cada vez tienen que tener claro, y tienen que verlo porque es así, que hay más oportunidades de conseguir un trabajo.

España ha recuperado el músculo que los excesos y la irresponsabilidad de una disparatada dieta socialista le hizo perder. Hoy, somos más fuertes que entonces y nos fortalecemos más cada día.

No ha ocurrido por casualidad. Es el resultado de una doble responsabilidad: políticas responsables y ciudadanos responsables.

Políticas responsables que, a menudo, han requerido esfuerzos y decisiones que no fueron fáciles. Pero esas decisiones, al final, han producido resultados. A veces, los hemos visto de forma lenta pero siempre constante y siempre segura. Y ahora de lo que se trata es de conseguir más y mejores resultados  y para ello debemos perseverar  en  las  políticas que hemos puesto en marcha en estos años.

España y los españoles no se merecen volver atrás, no se merecen volver a políticas que han fracasado y que nos han llevado a la situación que hemos vivido durante estos años. Ni se merecen volver a políticas que son propias de otras épocas de la historia. España. Los españoles se merecen un futuro mejor. Y este partido, el Partido Popular, está comprometido a garantizar un Gobierno moderado, responsable, prudente, dialogante y con experiencia que  pueda desarrollar el  proyecto de  largo  recorrido que  los  españoles iniciaron cuando decidieron salir de los gobiernos del paro y la irresponsabilidad.

Amigas y amigos, esto es lo que está en juego el próximo 26 de junio: los españoles tenemos que elegir entre moderación o extremismo; entre responsabilidad o  improvisación; prudencia  o  experimentos de  altísimo riesgo; diálogo o vetos sectarios. En definitiva, entre ganar el futuro o retroceder al pasado. Esa es la elección que haremos el próximo 26 de junio.

En mi opinión, sería un grave error no continuar la política de reformas de estos años, como proponen algunos. Sería un error no cuidar los precios, los costes de las empresas, el endeudamiento y las inversiones poco rentables. Sería un grave error subir los impuestos, como proponen todos salvo nosotros, o generar desconfianza, porque ya hemos avanzado mucho y los españoles, que han hecho un esfuerzo inmenso, merecen seguir avanzando.

Estamos a mitad de camino y no podemos permitirnos descansar hasta que la recuperación llegue a todos los españoles. Nadie duda de que hemos sido capaces de pasar de la recesión a la recuperación y, lo que es más importante, que lo hemos hecho preservando nuestro sistema de bienestar, la red de confianza y la base de la fortaleza y la cohesión de la sociedad española. Es el fundamento de la solidaridad y la igualdad de todos los españoles. Porque tenemos la convicción de que nada de lo que le ocurra a cada español, a todos y cada uno, nos es ajeno.

Amigas y amigos, hay en España más de 13.700.000 de españoles que perciben cada mes algún tipo de renta pública. El gasto en pensiones se ha incrementado en 20.000 millones en los últimos cuatro años y el gasto social supera, con creces, más de la mitad del presupuesto del Gobierno.

Hay   que   decirlo   claro   porque   hay   algunos   que   están   empeñados simplemente en contar aquello que no va bien. Pues hay que decirlo claro, España tiene un sistema de protección social como poquísimos países en el mundo y entre todos, hemos conseguido mantener y reforzar nuestro Estado del Bienestar, aunque algunos pretendan hacer política hablando mal de los logros que ha conseguido nuestro país.

Nuestros socios en Europa y en el mundo miran a España y ven a un país que ha puesto orden en el desastre. Un país que crece, que cree en sí mismo. Y que tiene que seguir haciéndolo, porque la recuperación debe consolidarse todavía y,  con  decisiones erróneas, podríamos dar  marcha atrás y dilapidar los esfuerzos de los últimos años.

Por eso debemos hacernos una pregunta y planteársela, con humildad y franqueza, a todos los españoles: ¿cuáles son, de verdad, las metas que queremos para nuestro futuro y el de nuestros hijos?

Mi oferta a los españoles, que es la del PP, da una respuesta que, honestamente, creo que entiende el mensaje que los ciudadanos nos dieron el pasado 20 de diciembre: es un compromiso de que los beneficios de la recuperación y la esperanza de un futuro mejor lleguen a todos. Que lleguen definitivamente, y que tengan un impacto real en la vida de las personas que compartimos este gran país que es España.

Por eso, queridos amigos, estamos hoy aquí. Para hablar, para presentar, para contar a todos aquellos que nos quieran escuchar, nuestro plan a favor del futuro de España, que no va contra nadie porque solo va a favor de los españoles. El objetivo capital, como sabéis y reiteraremos hasta la saciedad, es el empleo. El empleo devuelve el futuro a quien lo había visto en riesgo. Del empleo depende la tranquilidad de las personas, su capacidad de llevar adelante sus proyectos vitales, es vida.

No hay política social posible, no la hay, sin una buena política económica que nos permita crecer, crear empleo, aumentar la recaudación y sanear las cuentas públicas. Con más empleo tendremos más ingresos y tendremos más cotizantes, y tendremos cuentas más saneadas, mejores servicios públicos, más recursos para Sanidad, para Educación, para servicios sociales,  para  la  maternidad, para  combatir  la  desigualdad, para  luchar contra la  violencia de  género, contra la  inseguridad y  para  eliminar los obstáculos a los que, cada día, se enfrentan las personas que tienen alguna discapacidad.

Y porque estamos a favor de todo esto, es decir, que quien quiera trabajar pueda hacerlo, y estamos a favor de las políticas sociales, tenemos ese objetivo que se llama, del que habéis oído hablar hoy y seguiremos hablando en  las  próximas  fechas,  20-20.  Queremos que  a  finales  de  la  próxima legislatura haya dos millones de personas trabajando más en España.

Tiene que haber más empleos, y tienen que ser empleos de mayor calidad. El pasado jueves conocimos que el paro en España cayó en mayo por debajo de los cuatro millones de personas. Es el mejor dato en un mes de mayo en años. Eso es muy reconfortante. Pero es muy reconfortante, sobre todo, porque a aquellas personas que todavía hoy no pueden trabajar les llega un puesto de trabajo en el futuro, tú lo podrás encontrar de la misma forma que en el mes de mayo en España lo encontraron 198.000 españoles.

¿Qué vamos a hacer para que eso, efectivamente, sea así? Para que haya muchos meses de mayo como el de este año. Lo que dice el sentido común. Lo primero, mantener la política económica. Lo segundo, mantener las reformas que hemos hecho durante estos años y después, continuar con las reformas.

Es algo verdaderamente increíble, que las fuerzas políticas en este país digan que lo que hay que hacer es una política económica distinta a la que evitó el rescate de España, la quiebra de España y la que ha traído crecimiento económico y empleo. Es algo absurdo que ahora se diga que hay que dejar de hacer reformas porque han sido precisamente las que nos han permitido salir adelante y, sobre todo, mirar al futuro con optimismo.

Por tanto, vamos a seguir con la misma política económica, controlando las cuentas  públicas,  haciendo  reformas,  manteniendo  las  decisiones  que hemos tomado y también con algunas medidas concretas y puntuales que han sido útiles y que lo van a ser más en el futuro.

Vamos a facilitar la contratación indefinida, y la conversión de los contratos que hoy son temporales en fijos. Vamos a ayudar a aquellas personas que encuentren su primer empleo y no van a pagar IRPF el primer año. Vamos a  garantizar que  los  parados de  larga  duración que  pongan en marcha un negocio tampoco paguen impuestos hasta que su proyecto haya empezado a rodar.

Queremos hablar, también, a favor de nuestras empresas. Estamos a favor de las pymes y de los autónomos. Y estamos a favor, lo hemos hecho y seguiremos profundizando en esa ayuda, de darles beneficios fiscales. El empleo no lo crea un ayuntamiento, ni lo crea las autonomías, ni lo crea el Gobierno, lo crea la gente, la sociedad, las personas, los seres humanos y los  gobiernos  están  para  generar  las  condiciones  necesarias  para  que puedan trabajar cómodamente.

Ahora hay un tema sobre el que se ha creado una curiosa polémica en nuestro país. Vamos a bajar los impuestos. Eso nos diferencia de todos los demás que dicen que van a subirlos. Vamos a bajar los impuestos y ya los hemos bajado, dos veces el impuesto de la renta en 2015. Y por cierto, hemos recaudado más que el pasado. Y vamos a bajar el impuesto de sociedades  porque  creemos  que  en  estos  momentos  se  puede  hacer. Hemos subido los  impuestos al  principio de la legislatura para evitar la quiebra  de  España,  y  para  evitar  que  España  fuera  rescatada. Pero  a medida que la normalidad va llegando a nuestro país, podemos tomar decisiones, las que nos gustan dejar los recursos en manos de quienes invierten y crean puestos de trabajo.

Nosotros hemos bajado el déficit, bajado los impuestos, conseguido el crecimiento económico y que haya empleo, las cuatro cosas a la vez.  Se puede hacer si se gobierna bien. Por tanto, aunque a algunos no les guste, vamos a bajar el IRPF a los españoles una vez más, vamos a congelar la parte de la factura eléctrica que depende del Gobierno y vamos a reforzar el bono social de la energía para quienes peor lo están pasando.

Ahora, algunos hablan de las eléctricas pero nosotros nos encontramos un déficit de 27.000 millones de euros y tuvimos que arreglarlo. Como tuvimos que arreglar lo  de  los  proveedores, y  como tuvimos que  arreglar lo  de aquellas administraciones públicas que iban a los mercados o pedían un crédito y nadie se lo daba porque no confiaban en ellos. En nosotros sí confían.

Vamos a trabajar a fondo y en serio en el tema de la conciliación de la vida laboral y familiar. Vamos a hablar con todos, no se trata de imponer, se trata de hablar. Y se trata de ser prácticos y de dar pasos en la buena dirección. Las cosas no se resuelven en media hora. En media hora las resuelven los demás, nosotros no, necesitamos primero pensarlas, fijar claramente los objetivos y luego, tomar decisiones para que se puedan cumplir.

Vamos a trabajar para que la jornada laboral termine, con carácter general, a partir de las 6 de la tarde. Porque La conciliación es vida, pero también es competitividad, y es posible lograrla. Por tanto, este va a ser uno de los objetivos más importantes de cara al futuro.

Vamos a poner en marcha un Plan de Apoyo a la Maternidad con ayudas de hasta 2.000 euros al año, y nos comprometemos a aumentar los periodos de excedencia por cuidado de hijos y de paternidad, en casos como el de las familias numerosas y las familias con discapacidad.

Vamos  a  decirles  a  nuestros mayores,  que  con  el  Partido  Popular  sus pensiones estarán garantizadas y van a seguir subiendo, ahora y en el futuro. Y a ver quién hubiera sido capaz de hacerlo en estos cuatro años.

Vamos a seguir mejorando nuestros servicios públicos después de haber pasado una etapa de extrema dificultad. Y quiero deciros una cosa: España tiene  que  estar  orgullosa de  sus servicios públicos. Voy  a  referirme en concreto a la Sanidad. Aquí hay gente que parece que se levanta por la mañana y no tiene otro objetivo que decir lo mal que están las cosas y yo tengo  que  decir  que  tenemos  uno  de  los  mejores  sistemas  sanitarios públicos del mundo. Que podemos estar orgullosos de él y de los profesionales que trabajan en él.

Amigas y amigos, tenemos que prestarle mucha atención a la Educación. A mí hay algo que me impactó. Fue un informe que presentó la comisión en el Consejo Europeo. En ese informe se decía que en 2015 se dejaron de cubrir en la Unión Europea 600.000 puestos de trabajo por falta de cualificación para cubrirlos. Y en el mismo informe, se nos decía que la mitad de los puestos de  trabajo  que  se  creen  para  los  que  hoy  son  estudiantes de primaria, hoy no existen. ¿Qué quiere decir eso? Que el mundo evoluciona, que las cosas van muy rápido, que hoy la formación tiene que ser continua, que hay que estar día tras día a la que salta.

Y por tanto, el sistema educativo y,  en general, la formación tiene una enorme importancia para el futuro si queremos conseguir trabajo para nuestros jóvenes y para los que no tienen. Y si queremos, por tanto, mejorar y prosperar como país. Es tiempo de hablar de los idiomas, de la formación tecnológica y digital. Es tiempo de hablar de esfuerzo y mérito y de las capacidades de los españoles en el futuro. Nadie regala nada. Hay que esforzarse y hay que poner todo lo que tú tengas de tu parte para llegar a prosperar en el futuro.

Es tiempo de luchar contra lo que nos impide avanzar. Es tiempo de seguir apostando por la formación profesional dual. A la que le hemos dado un avance importante en estas últimas fechas. Y, sobre todo, es tiempo de respetar la libertad de elegir de las personas. Veo con preocupación cómo en algunas comunidades autónomas de España se está agrediendo a la educación concertada y, por tanto, a la libertad que tiene la gente para elegir la educación de sus hijos.

Queridos amigos, creo que nuestra propuesta de futuro es razonable. Sinceramente creo que es la mejor. Soy consciente de que hay cosas que hemos hecho que podíamos haberlas hecho mejor pero hemos gobernado en una etapa muy difícil. Y los balances siempre tienen que ser globales y generales. Pero lo que tengo más claro es que, desde luego, como proyecto, como planteamiento de futuro, como conocimiento de lo que hay en nuestro país y como conocimiento de lo que debemos hacer, no hay nada como ese programa que se sintetiza en ese vídeo del Partido Popular. Lo creo honradamente, tengo la firme convicción de que es así y estoy seguro que la moderación, la sensatez y el sentido común se van a imponer y van a ganar al radicalismo rampante hoy, en algunas zonas de nuestro país.

Amigas y amigos, nada de lo que queremos, lo podemos conseguir si nos rompemos o si nos dividimos. Y para ganar el futuro de prosperidad que tenemos ante nosotros, tenemos que seguir unidos. Tenemos que seguir trabajando juntos  por  este  espléndido país  forjado  en  siglos  de  historia compartida.

Desde hace siglos, nos une la historia pero nos une más si cabe nuestro presente y el futuro que tenemos por delante. Nos une Europa, nos une el rumbo de la historia y nos unen los desafíos que tenemos ante nosotros. Nos une el interés de nuestros hijos y el hartazgo de todos aquellos que hoy se sienten utilizados al servicio de una causa que no era la suya.

Por eso estamos hoy aquí, porque no hay un lugar mejor que Barcelona para presentar a todos los españoles un proyecto de futuro con garantía de éxito. Nuestro empeño es una tarea colectiva que carece de sentido sin el protagonismo decisivo de los ciudadanos de Cataluña. Tenemos que decirlo así de claro porque es la realidad. Es imposible entender el futuro de España sin Cataluña y sin quienes viven en Cataluña. Y sería imposible entender España sin una parte primordial de sí misma como es Cataluña. Así de simple y así de claro.

También estamos aquí para decirle a los catalanes que les queremos con nosotros, que nos preocupamos por ellos, que los agentes de la ruptura no han conseguido romper los lazos de fraternidad que nos unen desde hace siglos. Nosotros sabemos distinguir muy bien entre catalanes e independentistas. Y  sabemos a  ciencia cierta que son muchos más los primeros que los segundos y más que van a ser en el futuro.

El Partido Popular siempre va a estar al servicio de las familias catalanas, de sus emprendedores, de sus exportadores, de sus comerciantes y de su potente sociedad civil. No nos van a encontrar jamás en la idealidad, en la independencia, en la ruptura, en el extremismo. Pero si nos encontrarán en el pacto, en el acuerdo, en el diálogo y en la búsqueda de soluciones. Y hoy puedo decir aquí en Cataluña, que el gobierno de la Generalitat –lo digo porque es verdad– ha encontrado más lealtad y más colaboración en el gobierno de Madrid que en algunos de sus socios parlamentarios.

El PP de Cataluña a lo largo de su historia ha brindado más estabilidad al gobierno de la Generalitat aprobando los presupuestos, que estos socios de última hora empeñados no en el autogobierno sino en una revolución que no es posible.

Amigas y amigos, jamás ha habido, al menos que yo conozca, un acuerdo más desleal que el de la CUP con el gobierno de Cataluña. Pero fueron ellos quienes les eligieron como socios no los demás. Estoy convencido de que las mujeres y los hombres de Cataluña ven cada día que pasa cómo se hace más necesario abandonar las quimeras hoy secuestradas por un atajo de extremistas y volver a la realidad de las cosas que más importan: el empleo, las pensiones, la Educación, los servicios sociales… Eso de lo que hablamos en el Partido Popular.

Y  ahí, en  las  cosas que importan, siempre nos  encontrarán. Queremos dibujar con todos los catalanes el proyecto compartido de bienestar para todos. Y sin ese proyecto común perdemos todos, los catalanes y el resto de los españoles. Sin duda, tendremos que dar pasos para reencontrarnos y estoy seguro que con buena fe y lealtad, lo haremos.

Iremos despejando el camino que nos conduzca de nuevo a la concordia. Cualquier español encontrará siempre nuestra mano tendida, no para burlar la ley sino para construir juntos el futuro. Aquí no estamos para tácticas políticas de vuelo corto, eso se lo dejamos a otros.

Termino ya, el otro día estuve en Burgos y una señora me saludó por la calle. Nos deseamos mutuamente suerte, suerte para todos. Es cierto que ahora vienen unas elecciones y siempre viene bien algo de suerte aunque lo importante es esforzarse. Pero vosotros que sois hombres y mujeres del Partido Popular, sabéis como sé yo que a nosotros la  suerte nos pilla siempre trabajando.

Vamos a trabajar como nunca porque nunca nos hemos jugado tantas cosas en unas elecciones: el empleo, el crecimiento, la unidad de nuestro país, pero sobre todo, la estabilidad, la sensatez y el sentido común. España no puede volver siglos atrás o siglo y medio atrás, es un disparate. Miren lo que ha sucedido en Grecia o tantos y tantos países que han aplicado modelos que son lisa y llanamente inaplicables y que al final llevan a la gente a la peor de las situaciones porque estas genialidades las terminan pagando siempre los mismos que son las personas.

Pues bien, os digo que el Partido Popular tiene una historia que contarles a los españoles. Podemos estar convencidos de que tenemos que estar orgullosos de  lo  que  hemos  hecho  y  no  era  nada  fácil.  Ahora, lo  más importante, tenemos un proyecto que ofrecerle a  todos los  españoles y nosotros estamos aquí a disposición para complementar la tarea. Y desde luego, solo este partido garantiza que no se eche a perder todo lo que hemos conseguido.

Muchas gracias.

Accede aquí a las 26 principales medidas de nuestro programa

Vídeo #26Medidas26J #Afavor de tu futuro

X

Política de Cookies